Economía circular o la cuadratura del círculo: el Norte Global y sus formas de imposición

El 25 de septiembre de 2014 se aprobara la comunicación de la Comisión Europea al Parlamento, al Consejo Económico y Social y al Comité de las Regiones, llamada ” Hacia una economía circular: un programa de cero residuos para Europa” con esto la Unión Europea trataba de emparejar el crecimiento económico con las crisis socio-ambientales que vivimos en la actualidad. Esto es lo que se dice cuando se habla de economía circular; básicamente se trata de cerrar el círculo de los residuos buscando con esto un mejor uso de los recursos y amortiguar o minimizar el impacto en la naturaleza. La Unión Europea lo presenta como la panacea que nos ayudara a salir del bache económico a su vez que corregimos los problemas socio-ambientales que el modelo de producción-consumo ha venido causando en toda la historia del capitalismo y la globalización económica. El concepto no era tan nuevo como lo estaban presentando, China, ha venido trabajando en una iniciativa de consumo y producción sostenible desde el 2008 cuando se formalizo la ley de economía circular de la República Popular de China. Para China, al igual que para la Unión Europea, hablar de economía circular representa una nueva área de oportunidades económicas; desde donde se busca, dejar fuera en ciertos sectores de la producción a el modelo extractivista manteniendo un crecimiento económico insostenible. Aquí podemos encontrar el primer espejismo que nos vende este concepto. La economía circular no solo no cuestiona la idea del crecimiento económico infinito tal cual lo presentan los modelos de desarrollo actual; al contrario, nos hace pensar que a mayor eficiencia en el uso de los recursos, menor será su uso. Si nos apegamos a la línea del modelo de producción-consumo tenemos que incluso en el reciclaje se utiliza energía para la producción de nuevos productos; es decir, seguiremos usando energía, seguiremos contaminando cuencas hidrográficas y atmosféricas y seguiremos consumiendo a un ritmo insostenible. Si a esto le sumamos la Paradoja de Jevons que básicamente dice que la eficiencia de un recurso no necesariamente se traduce en un mejor uso sino que puede derivar en un mayor consumo; donde el uso del plástico como envase puede ser un ejemplo significativo. El ahorro energético que se tiene al cambiar el uso del vidrio por plástico habla de una mayor eficiencia en los recursos que trajo consigo un aumento en el uso de un material altamente contaminante que en este momento tiene en jaque a todo el planeta, principalmente a los océanos. Aun cuando mucho de este plástico se recicla. Por lo que mientras este tipo de conceptos siga inserto en la lógica del modelo de desarrollo actual, no se puede hablar de que una economía circular sirva para modificar de raíz el modelo de producción-consumo. Mientras se pretenda mantener la hegemonía del modelo y el crecimiento económico actual, cualquier proceso de eficientar el uso de los recursos, que de entrada usar la palabra “recurso” como se presenta en la economía lineal por llamarla de algún modo y la economía circular, nos remite de nuevo a que tanto la naturaleza, como los seres humanos somos mercancía para el mejor postor. El debate y la discusión deben de seguir centradas en ¿Para qué y cuánto crecer? Y sobre todo ¿a qué costo socio-ambiental? Debate que se ha venido dando desde la década de los setenta del siglo pasado y que se traduce en conceptos como el decrecimiento, el Sumak Kawsay o el buen vivir, ecología social, municipalismos libertarios; donde incluso el uso de conceptos como sustentabilidad, crecimiento económico, desarrollo o derecho al desarrollo, bienes comunes naturales y/o estratégicos.

(more…)

Industria minera y Gobierno: cómplices del colapso en Sonora

Sonora ha sido históricamente un Estado minero, su posición geográfica/geológica y su gran extensión territorial se lo han permitido. Es un Estado tan dominante en esta actividad extractiva que aproximadamente más del 50 por ciento de la producción minera en México viene de Sonora, donde se tienen más de 43 mil kilómetros cuadrados concesionados a la industria minera con más de 5 mil concesiones. La mayoría de ellas son concesiones a empresas mineras transnacionales que tienen sus oficinas generales en Canadá, Estados Unidos, Inglaterra, China y la India entre otras. El 23 por ciento del territorio estatal les pertenece a estas empresas. Ante este panorama sería imperativo que el Estado tuviera una ley minera, una ley estatal que sirviera para regular, prevenir y sancionar los posibles impactos que genera una industria tan contaminante como esta y claro que tiene una ley estatal, pero no es para regular muchos menos para prevenir y nada de sancionar, es una ley para la promoción de la minera, para la protección, para el beneficio del sector minero por sobre otros sectores (léase agropecuario, turístico…) y donde la salud ambiental y humana de las comunidades cercanas a un proyecto minero no son tomadas en cuenta. No existe. Y su usted no lo cree, basta con remontarse unos años atrás con el derrame en la Cuenca del Río Sonora que sigue sin resolverse o el caso de la mina Mulatos de la empresa Álamos que sigue causando serios daños en la parte alta de la Cuenca del Rio Yaqui, sin que esto se mencione en los medios, ni mucho menos se busque una solución a los impactos socio-ambientales que esta mina provoca.

(more…)

Cuando reciclar no es suficiente: la lucha contra la industria del plástico

los avances tecnológicos en teoría son para proporcionar mayor bienestar a las sociedades humanas. Este ha sido le argumento que se mantiene desde la revolución industrial a la fecha. Todo lo que hemos avanzado en tecnologia nos permite tener el confort y bienestar del que supuestamente gozamos los seres humanos. Los impactos socio-ambientales generados por ESTE desarrollo pocas veces se toman en cuenta y cuando se hace se ven como daños colaterales, necesarios para el progreso de la civilización humana, aunque desde que el capitalismo se a convertido en el sistema de gobierno hegemónico, estos impactos se ven como una oportunidad de hacer negocios. No solo los impactos, en general el modelo de producción-consumo se basa en una economía sin limites (al menos eso dicen los economistas) donde se extraen bienes naturales finitos dejando una seria crisis socio-ambiental pagada por la naturaleza principalmente y por las poblaciones humanas más vulnerables, casi todas ellas viviendo en el Sur Global lo cual ha generado una deuda ecológica enorme entre el Norte y el Sur.

Uno de los ejemplos más claros son los hidrocarburos y como estos revolucionaron por completo los últimos dos siglos. El uso de combustibles fósiles para la producción de energia cambio por completo la geopolítica del mundo trayendo consigo un nivel de modernidad inesperado. También trajo una crisis climática histórica que en los próximos 20 años cambiara por completo la geopolítica global.

(more…)

El día cero más cerca de lo que parece

Entre el 2006 y el 2011, Siria se vio afectada por una severa sequía que los llevo a perder más del 75 por ciento de sus cultivos al igual que el 85 por ciento de todo su ganado, con lo que se dio un proceso de migración interior,  del campo a la ciudad de más de 1.3 millones de personas. Este fenómeno que se presentó junto a otros fenómenos que estaban pasando en ese momento en todo el país, principalmente la crisis del petróleo donde Siria estaba en la transición de ser un país exportador a un país importador, trajo consigo una guerra civil que a la fecha ha dejado a millones de personas desplazadas, cientos de miles de muertos y un país desolado en lo que para muchos investigadores es el primero conflicto social/bélico donde el cambio climático es uno de los factores más importantes; pues la razón principal de la sequía que ocasiono la migración del campo a la ciudad se debe a que en los últimos 10 años la temperatura en toda la región ha aumentado en 1.2 grados, lo cual trajo consigo menos agua, una mayor evaporación de los pozos existentes por el calor, aunado a una mala política de gobierno fomentando la agricultura industrial, dio como resultado pobreza, hambruna, desplazamiento del campo a la ciudad y un descontento social por la falta de los bienes estratégicos básicos que terminaron con una guerra civil y una migración principalmente hacia los países europeos ya de todas conocida.

Este primer conflicto bélico nos deja claro que aquella profecía de Maude Barlow  en coautoría con  Tony Clarke en su libro El oro azul (2004) de que las próximas guerras serán por el agua va más allá de una profecía que se plantea en la lucha directa por privatizar este bien común, sino que con el cambio climático encima, la sequía como una consecuencia directa es responsable del inició de una nueva forma de descontento social donde incluso para los propios gobiernos en el momento de que les estalle en la cara les es casi imposible solucionar. La escasez de agua es/será una causa primera de los conflictos sociales/bélicos y donde la relación cambio climático-sequía se está dando de forma exponencial conforme aumenta la temperatura.

(more…)