Alternativas al capitalismo: el buen vivir como base de acción

La crisis civilizatoria que vivimos en la actualidad; misma que se ve reflejada en una crisis sistémica que impacta de forma directa en las relaciones que los seres humanos vamos construyendo desde un plano global hasta lo local; incluyendo en esto nuestra relación con la naturaleza está pasando a un plano insostenible.

Es imposible pensar que una regulación internacional, así como normas y leyes nacionales que pongan trabas al modelo de producción-consumo en general y a las empresas transnacionales en particular, nos permitirán el cumplimiento cabal de la justicia y el respeto a los Derechos Humanos. El verdadero cambio tiene que venir de la mano de alternativas que descansen en procesos antisistémicos que nos permitan recuperar ciertas relaciones y dinámicas entre pueblos y ecosistemas; por lo tanto la búsqueda de estas alternativas no pueden ser desde reformas estructurales; sino de un cambio sistémico total.

Ante eso se presentan varios modelos de alternativas que pueden servir de base para la construcción de soluciones a dichas crisis. Si vemos la propuesta del Buen Vivir como la base de acción para construir estas alternativas, mismas que no pueden ser una receta estática de como “hacer las cosas” sino más bien una idea viva, cambiante, que se nutra de las ideas de otros pueblos que también tienen en su cosmovisión una idea similar a la de los pueblos indígenas de Bolivia y Ecuador. Incluso el mismo concepto del decrecimiento parte de la misma lógica del respeto entre pueblos, de los enfoques ecosistémicos y de cooperación en vez de competencia.

Ahora: ¿Esto es posible desde la lógica del modelo de producción-consumo que impera en la actualidad? ¿Podemos poner en marcha una alternativa como el Buen Vivir cuando el capitalismo voraz mantiene el control social y económico a nivel global? No es una tarea fácil; pero existen ya algunas iniciativas a nivel global que nos dicen que es posible de lograr este cambio antisistémico partiendo desde una lógica de lo local a lo global. Es decir; a diferencia del actuar del capitalismo que actúa desde lo global hacia lo local, una alternativa, de nuevo, con base en el concepto del Buen Vivir nutrido de otras experiencias comunitarias con son los enfoques ecosistémicos, la democracia participativa y directa, el decrecimiento, la económica solidaria, la comunalidad, el municipalismo libertario; en fin, estas alternativas tienen que ir de la mano de un profundo conocimiento de las distintas cosmovisiones que existen y desde ahí construir desde lo local, alternativas que puedan contribuir a una relación global mucho más justa y equitativa que la que presenta el sistema capitalista y su modelo de producción-consumo.

 

Anarquismo, Hardcore y ensaladilla rusa

10801647_811707792228640_7981049363547283626_nHace un par de días termine de leer el libro de Mark Bray; “La traducción de la anarquía: el anarquismo en Ocuppy Wall Street” (Volapuk; 2015) Un libro bastante interesante del cual después hare una reseña con más calma; pero lo que me llevo a escribir esta reflexión fue el apartado tres del capítulo tres del libro titulado: “Rage, zapatistas y punk con bocadillo de jamón” donde Bray hace un recuento histórico y biográfico de su acercamiento con el anarquismo y del concepto que se tiene de esta ideología con la mayoría de las personas.

En general debo decir que estoy de acuerdo en casi todo el planteamiento que hace sobre el anarquismo y sus máximos representantes ante la sociedad y los medios masivos de comunicación: los Anarco-Punks; los cuales no siempre son los mejores representantes de una idea como la anarquía que históricamente se ha visto como una ideología violenta, agresiva y bueno, ahora es entendible que desde la lógica anarquista donde queremos un mundo más justo, diverso, distinto al que tenemos hoy en día; una imagen en los medios de encapuchados, “mal vestidos” rompiendo ventanas en las marchas y manifestaciones pueden ser contraproducentes para difundir las ideas anarquistas; especialmente cuando los medios de comunicación al servicio del poder solo buscan como atacar cualquier intento de resistencia legitima. Si, desde la lógica anarquista el ataque a los edificios que representan al modelo de producción-consumo y al sistema de gobierno es parte de la resistencia; que sacada de contexto puede ser condenada incluso por los mismos movimientos progresistas o liberales. Cabe mencionar que esto no es de tiempos recientes; estos ataques a las acciones públicas de los grupos anarquistas no es algo nuevo y no solo tiene que ver con el movimiento anarco-punk; John Zerzan; teórico de la corriente anarquista conocida como primitivistas; ampliamente confundida incluso por sus propios seguidores, en una entrevista a raíz de los disturbios que se dieron en la Cumbre de la OMC en Seattle hace ya más una década;  el menciona que primero se tiene que entender que la violencia se aplica hacia lo que representa al sistema; es decir a sus edificios, no a las personas y que esto parte de acciones de defensa ante la verdadera violencia que es la que provoca el capital. En la misma entrevista deja ver que esto es una parte de lo que ellos hacen; en sus comunidades el trabajo organizativo es fundamental para el cambio. De igual forma podemos mencionar la persecución a muchos otros anarquistas por defender sus ideales; es decir; no solo ha sido por romper ventanas  o ataques al poder sino que el desprestigio ha sido parte de la historia del anarquismo.

(more…)

No es el cambio climático; es el modelo

pag7-2El modelo de producción-consumo es la piedra angular  de nuestra civilización actual que basa su hegemonía  en la extracción de bienes naturales. Este modelo que desde la revolución industrial hasta el neoliberalismo disfrazado de distintos sistemas de gobierno se ha perfeccionado con la privatización de territorios para continuar con la extracción y el deterioro socio-ambiental al punto de llevar al planeta en general y a las comunidades humanas en particular a una crisis socio-ambiental y económica que de continuar en la misma línea de pensamiento y acción se ve complicado salir.

Una de las acciones que pone en marcha este modelo  ante las problemáticas que el mismo produce, es proponer soluciones al final de tubería que no buscan ir al fondo del problema; a la raíz de la causa, si no llevar acciones que no son sino falsas soluciones encaminadas a fortalecer al sistema, socializando los costos con las comunidades humanas y los ecosistemas centralizando las ganancias económicas en unas cuantas personas, grupos, gobiernos y/o corporaciones transnacionales. Los Mercados de Carbono para “resolver” la crisis climática desde el mismo enfoque sistémico; sin una verdadera critica a las causas-raíz de esta crisis es el ejemplo más tangible de estas soluciones al final de tubería que no son sino un engaño más que su único objetivo es seguir perpetuando un modelo que está en franca decadencia y el cual ha superado sus propios límites.

(more…)