China y el mayor jaque mate en la historia de la basura

El pasado primero de enero entró en vigor una nueva ley en China para restringir la entrada de al menos 24 tipos de residuos que recibían de distintos países, principalmente de países del Norte Global. Entre los 24 tipos de residuos que dejaran de recibir desde el mes de marzo están todo tipo de plásticos, papel y residuos de la industria textil. Con esto China baja considerablemente la importación de más del 56 por ciento de los residuos producidos a nivel global.

De los países que se verán más afectados con estas nuevas regulaciones chinas, están los pertenecientes a la Unión Europea, (principalmente los que no están en la región de Europa del Sur estos tienen otro riesgo mayor) Estados Unidos, Japón y el Reino Unido.

En total China recibía aproximadamente 7, 3 millones de toneladas de residuos plásticos de todo el mundo, siendo este el mayor residuo de todos los que importaba, lo que significa que no solo los países arriba mencionados tendrán que buscar nuevas opciones para el manejo de sus residuos, sino que esto genera todo un cambio en la geopolítica de los residuos a nivel global, ya que por un lado, países como México que exportan a China alrededor de siete mil toneladas solo de plástico PET al año, tendrán que buscar que hacer con este, que es el sobrante de plástico que la industria en México no está usando. Por otro lado se corre el riesgo de que algunos países tomen el lugar que deja vacante China como el “basurero del primer mundo” pues a pesar de los esfuerzos que se están haciendo, principalmente desde la Unión Europea para contrarrestar esta situación haciendo modificaciones a sus políticas sobre residuos; estos intentos no son a corto plazo, como la situación actual lo amerita y abre la puerta para que otros países le entren al negocio de la importación de residuos.

(more…)

Porque yo no votare por Marichuy

La principal razón que me llevo a escribir este texto ha sido la lectura de muchos comentarios de compañeros que desde distintas trincheras mantienen una resistencia contra el sistema. Comentarios que van desde la critica que permite el debate y la discusión hasta aquellos que atacan a quienes no comparten esta idea surgida por el CNI y apoyada por muchos colectivos, organizaciones sociales, etc., etc. No entrare en detalle sobre estos ataques por que  el motivo que me llevo a escribir este texto no es entrar en polémicas absurdas. Tampoco comparto la idea de atacar este proceso del CNI y mucho menos a su candidata; he respetado el proceso que el EZLN ha llevado dentro del CNI, comparto algunas de sus ideas de autogobierno y cuando he sentido la necesidad de ser crítico con ellos lo he hecho. Me parece importante entender las coyunturas y desde ahí hacer el análisis pertinente en cada ocasión. Esta vez lo hago no solo desde la coyuntura electoral, sino desde mis propias ideas y forma de ver las resistencias comunitarias. No espero ni comprensión, ni afinidad con lo que escribiré por parte de nadie, pero si espero que si alguien lo considera,  el debate se pueda dar en una lógica de respeto más allá de dogmas y cerrazones.

(more…)

Siguiendo la línea: una crítica al modelo de producción-consumo desde la ecología social

Hagamos el siguiente ejercicio: imaginemos un entorno ecológico, con árboles, un río, vegetación variada, animales desde esos invertebrados que a veces pasamos por alto hasta esos mamíferos con los que sentimos cierta afinidad. Podemos incluso imaginarnos una pequeña población humana que forma parte de este entorno ecológico. Sus dinámicas poblacionales son parte de un todo. Forman una comunidad ecológica, donde cada una de sus partes esta en armonía con las otras; así como las necesidades de cada uno. El entorno está equilibrado. Las relaciones son a un nivel tangible. Se pueden tocar, sentir. Nadie es dueño de nada que no sea su propia existencia, nadie le pertenece a nadie. Ni siquiera a los humanos, ni entre los humanos.

(more…)

El odio como ideología

28-01-2017

No hay nada más peligroso que el odio; especialmente cuando este se convierte o toma la apariencia de ser una ideología. Cuando toma forma de una idea, de un dogma, de una verdad absoluta que se tiene que defender hasta la muerte, que se defiende contra todo aquel que no piense igual, se violenta contra aquello que no esté dentro de esta verdad absoluta. Odios transformados en ideas para justificar esa violencia.

Pongamos por ejemplo esta nueva-vieja idea que viene surgiendo en Estados Unidos de que los musulmanes son malos; una vieja-nueva idea promovida por el Estado que tiene un sus manos todas las herramientas para alimentar el odio. Muchos lo justifican con el argumento de que le temen a lo desconocido, pero no es así,  no es odio puro a lo diferente. Es una violencia a la vida. Si no fuera a los musulmanes, a los migrantes encontrarían algo más que odiar. La idea de que ellas les roban su trabajo, de que son criminales es solo la justificación que necesitan. Trump no hace más que hablarle a esa parte de ellos que es tan oscura que a veces no la vemos, pero es capaz de incendiarse con  un poco de fuego. Es tan fácil ocultar el odio en una idea. Es tan fácil disfrazar la violencia en una verdad absoluta. El poder lo viene haciendo desde hace siglos. Ha sido su modus operandis en toda la historia de la humanidad. La estrategia más efectiva contra cualquier rastro de justicia que se intente enfocar en crear espacios de convivencia. El odio como ideología es peligroso porque es un atentado contra la vida, una afrenta contra el derecho a vivir, nos quita la posibilidad de vivir; claro salimos a la calle a defendernos y terminamos odiando a las otras, no a la idea; esa continua ahí, esperando el momento oportuno para volver aparecer y con suerte, con suerte para ella y para quienes la ponen en marcha, hasta puede convertirse en un genocidio. ¿Quién recuerda a los Armenios? fue la frase de Hitler cuando se le acuso asesinar a todo un pueblo; podríamos sumarle más; ¿Quién recuerda a los Nativos norteamericanos que continúan siendo masacrados, a los palestinos, a tantos otros pueblos asesinados en nombre del odio. Y cuando los recordamos la mayoría del tiempo es para exigir venganza. Para dejarnos llevar por el mismo odio. Al final ¿Quién recordara a la especie humana?

(more…)